• Empieza a calmar tu mente, apartándola de cualquier estímulo externo. Decide estar presente, estar ahí, no deseas estar en ningún otro lugar ni hacer nada más. Sin forzar y sin expectativas, sólo siente como poco a poco la mente se vuelve más serena, como es tu estado natural.
  • Céntrate ahora en tu ritmo respiración, no la modifiques, simplemente obsérvala, se consciente. Nota como el aire entra y sale, entra y sale por tu naríz. Concéntrate en unas cuantas respiraciones más.
  • Ahora, cada vez que hagas una respiración vas a inhalar en 3 tiempo (inhala y cuenta 1, 2, 3, en tu mente), inspirando el aire con calma y conscientemente. Ahora lo retienes y en tu mente cuentas hasta 9.
  • Y al expulsar el aire, empiezas a contar en silencio, pero esta vez a medida que retienes el aire, cuentas así 9,8,7,6,5,4,3,2,1 y enseguida exhalas contando mentalmente 6,5,4,3,2,1.
  • Puedes repetir la secuencia 3,9,6 por siete veces o más si lo deseas.
  • La siguiente fase simplemente concéntrate en la respiración y mentalmente vas repitiéndote el aire entra, haces una pausa pequeña y dices el aire sale. Simplemente te repites siete veces: el aire entra, pausa, el aire sale. Repítelo siete veces y observas como entra y sale el aire.
  • En la última fase, visualiza como el aire entra como si fuera energía de luz y esa luz al inhalar llena tus pulmones y cada partícula de tu ser, limpiando, tus cuerpos sutiles (físico-vital, mental, emocional y espiritual) y esta inhalación plena de luz, sale llevándose toda la energía de baja vibración en la mente, emociones de baja vibración, malestares acumulados en el cuerpo físico-vital. Entra la energía de luz con cada inhalación, y sale si juicios ni resistencia, la energía de baja vibración sale. Y esta energia acumulada de baja vibración, la envías a la madre tierra como si fuese abono para ella, continúas haciendo esta respiración de luz hasta que lo necesites.
  • Después, quédate un rato así, con la mente, en calma, el rato que necesites conectándote con tu Divina presencia Yo Soy.

Deja un comentario

Scroll al inicio