Para lograr conectarnos con nuestro plan divino como infinitosseres de la luz y amor infinito que somos, es indispensable tener nuestra energía totalmente alineada y en armonía para que nuestros dones o poderes estén en plena potencia, tal y como es el plan divino y está escrito para cada uno de nosotros.

¿Qué pasa si no fluyes, no te sientes conectado, si tus acciones no reflejan la divinidad en ti, tus decisiones no son acordes al plan divino para ti, si tu vida es caótica, no te siente feliz, si te sientes víctima de todo y de todos, si no eres prospero, no estas feliz y en armonía, y tu vida esta plena de enredos y confusión?

Si una persona tiene mínimo dos de estas situaciones, sin duda es indispensable revisar y limpiar contratos, promesas, juramentos, pactos, limpiar implantes energéticos negativos de esta u otras vidas, lo cuales nos han impuesto o no los hemos autoimpuesto, con algún pacto o vínculo negativo, algunas veces por falta de consciencia, y olvido de la conexión con lo divino, otras veces mediante engaños de entidades negativas, y todo esto no nos permite acceder a todos los regalos y las posibilidades que estan disponibles para nosotros en todo el universo, en las calles, ciudades, en las redes sociales, en donde vivimos, con las personas, etc.

Entonces esa desconexión, con la paz, el amor y la armonía, que son sinónimos de desconexión con la divina presencia Yo Soy, no nos permite recibir esas moléculas de expansión, de amor, y de luz infinita, que estan disponibles libremente en todo el universo para ti y para cada uno de nosotros, por derecho divino.

Entonces lo mejor es realizar esta meditación, para renunciar, limpiar, cancelar, anular y finalizar, cualquier contrato, mandato de familia de sangre o de familia de sangre o de familia cósmica, promesa, juramento, , de pobreza, escaces, de victimismo, de rechazo a la prosperidad y abundancia.

Entonces, siéntate o párate con la espalda recta, los pies en el suelo, los hombros hacia abajo, puedes cerrar los ojos y empiezas a declarar en voz alta; Yo, (tu nombre), aquí y ahora yo renuncio a todo implante negativo, sello, egregor. Voladores, fuga energética, manipulación, implantes, sellos, nudo, amarre, mandatos de mi familia de sangre y de familia cósmica, sobre pobreza, escasez, yo renuncio a los castigos impuestos o autoimpuestos, yo renuncio a los castigos, a los votos de pobreza, castidad, obediencia, silencio, celibato, austeridad. Yo renunció a todo mandato de mi familia para no ser exitosa, para no poder ser rica y prospera, para no ser independiente, etc. Que yo de manera consciente o inconsciente haya permitido, en cualquier línea de tiempo, en cualquier dimensión, vida paralela.

Y aquí y ahora yo (tu nombre) me avalo la riqueza, la prosperidad y a abundancia, las oportunidades, los caminos abiertos, el desarrollo espiritual, la evolución de la consciencia, la paz, la voluntad y el poder divino, la sabiduría divina, el amor divino, la gracias divina, la paz, la serenidad, las oportunidades y los caminos despejados, el descernimiento, la claridad mental, y todo aquello que por correspondencia divina está disponible para mí, para el mayor bien mío, para el mayor bien de toda la humanidad, en armonía con todo el universo, bajo la gracia perfecta y según la voluntad divina.

Deja un comentario

Scroll al inicio